Ahorra tiempo y dinero

Las máquinas automáticas tienen un beneficio inmediato, directo y claro en cualquier empresa. el empresario puede tener en este servicio un incentivo más para el trabajador una muestra de complicidad y un guiño a disfrutar de pequeñas pausas durante la jornada laboral. En cuanto a costes es una manera de ofrecer estos servicios de una forma mucho más barata y cómoda, al no tener que montar una cafetería convencional, y poder multiplicar las ubicaciones con diversos equipos.

Así también se evitan ausencias prolongadas e injustificadas de los trabajadores en el puesto de trabajo. Son varios los profesionales que afirman, con datos en la mano, que en una oficina con 10 personas se puede hablar de una pérdida mensual de 200 horas en caso de abandonar la oficina. Tomando un ejemplo un sueldo de 1.300$, se puede traducir en una merma de 1.600$ al mes para la empresa. De lo contrario, si los empleados disponen dentro de la oficina de un espacio habilitado para tomar el café, el tiempo perdido se reduce a la mitad, entre otros beneficios.

Por otro lado, se fomentan las relaciones personales y sociales en torno a un café o a un snack, implementando el ambiente de trabajo, la productividad y por ello, el devenir de los objetivos profesionales. De hecho, unos minutos junto a compañeros en el tiempo del café suele ser caldo de cultivo para la generación de buenas ideas, comentar el estado en el que se encuentran las tareas pendientes o los próximos retos a abordar.

Para el trabajador, las ventajas son múltiples. En función de la estación del año, en muchas ocasiones es incómodo abandonar el puesto de trabajo para tomar un café o un refrigerio; también se evita tener que abandonar el puesto si se está esperando una llamada o la realización de alguna tarea importante y, sobre todo, se ahorra una cantidad importante de dinero. El momento del café sirve para estirar los músculos, conversar con los compañeros de otros temas ajenos a la tarea laboral y mejorar el estado de ánimo de cara a lo que quede de jornada. El trabajador ve también positivo el esfuerzo de la empresa por ofrecer un incentivo más que haga más cómoda la jornada laboral.

Para la empresa, tanto en términos numéricos como en la satisfacción del trabajador, las ventajas son enormes, obteniendo un ahorro y unos servicios adaptados a sus necesidades y características.

Vending para empresas - Inicio